Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

More Related Content

You Might Also Like

Related Books

Free with a 30 day trial from Scribd

See all

Related Audiobooks

Free with a 30 day trial from Scribd

See all

Algunas reflexiones sobre_las_migraciones_en_espana

  1. 1. papeles Algunas reflexiones CRISTIANISME I JUSTÍCIA sobre la inmigración extranjera en España Suplemento del Cuaderno núm. 148 de CiJ - (n. 184) - Junio, 2007 R. de Llúria, 13, 08010 Barcelona - tel. 93 317 23 38, fax 93 317 10 94 info@fespinal.com - www.fespinal.com Introducción mediatas, sino ante una realidad nueva, que habrá que construir entre todos. Antes de empezar las reflexiones más Por ello, Cristianisme i Justícia y Migra relevantes, conviene abrir simplemente los Studium hemos hecho una reflexión con- ojos, con algo de curiosidad, a lo que nos junta sobre la inmigración en nuestro país. dice la realidad más inmediata. Pasear por En ella queremos señalar los retos y las nuestras ciudades, o ir en metro simple- grandes oportunidades que nos ofrece la mente observando un poco las personas, nueva realidad de nuestra sociedad. Las úl- puede ser una fuente de datos, que luego ha- timas elecciones municipales han situado la brá que analizar. Lo que nos muestran estas inmigración como uno de los principales observaciones es que, efectivamente, nos debates políticos. Los programas y discur- encontramos ante un cambio profundo de sos de algunos partidos políticos han tenido nuestra sociedad. Ya no estamos ante una enfoques preocupantes. Es claro que, si no sociedad relativamente homogénea y en la hacemos bien los deberes, los riesgos de que ya sabemos las ‘reglas de juego’más in- desintegración, de aislamiento y de recha-
  2. 2. zo, son reales. Lo que quisiéramos, pues, es res ingresos para la Seguridad Social, me- ofrecer una reflexión que nos ayude a ser lú- jores perspectivas en futura financiación de cidos y creativos a la hora de construir una las pensiones y mayores ingresos fiscales sociedad cohesionada, que sea acogedora y para el Estado. Esta visión positiva del im- hogar de todos nuestros conciudadanos. pacto económico de la inmigración es com- partida por una amplia mayoría de los ex- pertos, sin que ello implique negar que 1. Parte de nuestra realidad también comporta algunas dificultades. 1. La inmigración forma ya parte cons- 4. Los inmigrantes aceptan a menudo titutiva de nuestra sociedad. La mayor par- condiciones de trabajo inhumanas y mal re- te de los inmigrantes llegados los últimos tribuidas, que la mayor parte de los autóc- años están aquí para quedarse. La cuestión tonos no aceptan, y que son útiles para los es cuánto tardaremos en comprender este objetivos del neoliberalismo económico. La nuevo fenómeno, en adaptarnos a un cam- difícil situación por la que pasan muchos in- bio social que ya se ha producido. No se tra- migrantes extranjeros es, pues, la conse- ta de una cuestión marginal, complementa- cuencia de un sistema económico que pue- ria. No es razonable considerar la población de llegar a ser particularmente cruel. de nuestro país olvidando el hecho de que una parte significativa de ella procede de 5. No es justo decir que todos los inmi- otros países. Por ello toda la sociedad, in- grantes vienen sólo atraídos por nuestras cluida la Administración, ha de actuar a par- “luces de la ciudad”: las familias (sobre to- tir de esta realidad. do subsaharianas) que se desprenden de sus hijos y los embarcan en una aventura arries- 2. Los inmigrantes llenan un serio va- gada, lo hacen al experimentar la imposibi- cío demográfico de nuestra sociedad, deri- lidad de vivir una vida mínimamente digna. vado del desplome de la natalidad desde 1975. En 2011 habrá en España unos tres millones menos de jóvenes de nacionalidad española (15-29 años) de los que había en 2. Construir una sociedad 1991, sin contar con los extranjeros nacio- cohesionada nalizados . Habrá, por tanto, en edad de in- corporarse al mercado de trabajo, mucha La llegada significativa de personas in- menos población autóctona de la que había migradas a nuestro país pone en evidencia veinte años antes. El aumento significativo el déficit de nuestro estado de bienestar. de la incorporación de la mujer al trabajo Algunos de los principales problemas con podrá compensar en alguna medida este va- los que se encuentra la sociedad española, cío, pero sin el aporte de población extran- ya existían antes de la llegada de población jera, la economía española resultaría seria- inmigrante: la alta tasa de economía sumer- mente afectada. La inmigración es gida, el problema de la vivienda, la preca- necesaria. El “efecto llamada” no radica, riedad laboral, el déficit de plazas subven- principalmente, en las regularizaciones, si- cionadas de educación pre-infantil. no en la demanda real de mano de obra. Sin negar la importancia de los factores culturales, el reto de la cohesión social se 3. La inmigración ha traído considera- juega en una mayor inversión en políticas bles beneficios económicos y sociales: cre- sociales y, entre otros, de los siguientes pun- cimiento del producto interior bruto, mayo- tos que señalamos a continuación.
  3. 3. 1. Existe hoy una imagen sesgada de la 5. España necesita un pacto estatal so- inmigración. En pocos años han llegado bre la inmigración. Un pacto que exige dia- muchos inmigrantes a nuestro país. Hay, logar entre todas la fuerzas del arco parla- pues, mucha población en las fases inicia- mentario. Hace falta un pacto de Estado, les de la inmigración, las más difíciles. Se que reconozca los derechos humanos de los tiende a extrapolar hacia el futuro esta si- inmigrantes y sus deberes y que no depen- tuación y pensar que las cosas van a ser da, en lo substancial, del partido que se en- siempre así. Pero, si se hacen las cosas bien, cuentre en el gobierno. ha de ser posible una sociedad cohesiona- da, con relaciones interculturales fluidas. Las reacciones xenófobas y racistas no ha- 3. Valores, actitudes y políticas cen más que ponernos en evidencia, con- para una sociedad cohesionada tradiciendo lo mejor de nuestra cultura. Construir una sociedad cohesionada su- 2. Para construir una sociedad cohesio- pone comprender la realidad de las migra- nada es imprescindible que los ciudadanos ciones como un proceso dinámico, que evo- comprendan adecuadamente el hecho de la luciona a lo largo del tiempo y de las inmigración. La experiencia demuestra que generaciones. Se trata de una evolución de la comprensión del fenómeno resulta deter- las actitudes, de los comportamientos y de minante en el éxito o fracaso de la sociedad las mismas identidades. Por lo tanto, no se que se construye. El modo como la sociedad puede pedir un mismo grado de integración autóctona acoja a los recién llegados es, a la persona que se encuentra en un primer cuanto menos, un elemento tan decisivo co- estadio de migración, que a sus hijos o hi- mo el propio perfil de los inmigrantes. jas nacidos aquí, cuando lleguen a su ma- yoria de edad. Cierto es también que traba- 3. Los inmigrantes deben tener acceso jar para una sociedad cohesionada supone a la promoción social. Si no es así, a largo un esfuerzo tanto para la población recien plazo se crearán sociedades conflictivas, llegada como para la receptora. Ello supon- como se ha podido comprobar reciente- drá la conversión de actitudes personales y mente en algunos lugares de Francia. Para grupales. Se deberán establecer algunos va- ello es fundamental que haya una auténtica lores y pautas de comportamiento básicos igualdad de oportunidades. No hay duda de consensuados por unos y por otros. que lo que suceda con los hijos y nietos de Quisiéramos proponer algunos de ellos. los actuales inmigrantes será determinante del éxito o fracaso de la sociedad que esta- mos construyendo. A. Qué debería ofrecer la población inmigrada 4. Se han de crear canales eficaces para entrar legalmente en España. No hay duda 1. La aceptación de aquellos valores de que debe existir algún tipo de control de fundamentales de nuestra sociedad que, al los flujos migratorios. Pero si de facto no se menos aquí, tienen pleno sentido humani- abren suficientes cauces para entrar legal- zador. Así, por ejemplo, los valores demo- mente, los inmigrantes llegarán por cual- cráticos, la libertad religiosa, la igualdad en- quier medio que esté a su alcance mientras tre hombres y mujeres, constituyen siga habiendo aquí demanda de trabajo y en irrenunciables necesarios en la sociedad oc- sus países de origen una situación difícil. cidental. Quien no esté dispuesto a aceptar
  4. 4. ese tipo de valores, difícilmente podrá en- 4. El acceso a los centros educativos en contrar un sitio en nuestra sociedad. condiciones de igualdad. Los hijos e hijas de las familias inmigradas deberían tener 2. En el caso de los creyentes de una acceso a los centros educativos tanto públi- religión no cristiana, la vivencia de su fe cos como concertados, promoviendo para como religión en convivencia con otras, y ello pactos con las autoridades pertinentes no como la religión oficial –o casi única– que lo posibiliten, modificando, si es nece- propia de algunos de sus países de origen. sario, la normativa que relaciona lugar de 3. La implicación en espacios de par- residencia con el de enseñanza. ticipación ciudadana y convivencia que 5. El respeto y conocimiento de los va- permitan estrechar lazos y conocimiento lores y elementos fundamentales de su cul- con los ciudadanos autóctonos. tura y religión, facilitando aquellas estructu- 4. La apertura a un conocimiento y ras educativas que apuesten por la aprecio por las tradiciones culturales loca- interculturalidad y por espacios de partici- les. Uno de los indicadores de una socie- pación y relación en condiciones de igual- dad integrada es que se da algún modo de dad. Facilitar el derecho a ejercer sus prác- participación de los inmigrantes en las for- ticas religiosas en espacios dignos. mas celebrativas tradicionales que consti- tuyen el alma de un país determinado. La Construir una sociedad mejor aquí, es población inmigrada debe poder también sólo una parte de la solución. Se ha de cre- no sólo aportar su “acento” a estas cele- ar un orden económico internacional que no braciones sino aportar sus formas celebra- genere pobreza en la mayor parte del mun- tivas propias al patrimonio cultural del pa- do y que establezca unas relaciones econó- ís de acogida. micas que les ayuden a superarla. Ello im- plica invertir en el Sur, especialmente en B. Qué debería ofrecer la población África, para crear medios de vida allí, no un autóctona máximo beneficio aquí. Invertir por consi- guiente, en condiciones diferentes a las que 1. Los medios para que las personas suelen imponer las multinacionales. Invertir inmigradas puedan vivir junto con los de- respetando el medio ambiente, las leyes fis- más ciudadanos, sin que se vean obliga- cales y políticas, y garantizando unas con- dos a formar guetos porque no se les aco- diciones de trabajo dignas y humanas. ge en ningún otro sitio. 2. Acoger y dejarnos transformar por las críticas a los pseudovalores de Occidente. Cristianisme i Justícia y Migra Studium 3. El reconocimiento del derecho a participar en las elecciones locales, como instrumento necesario para promover su participación en la construcción de la so- ciedad y ser tenidos en cuenta por la cla- se política. Imprime: Edicions Rondas S.L. - ISSN 1135-7584 - D. L. B-45397-95

×